Thursday, November 03, 2005

Aparato Respiratorio


Para que el cuerpo utilice la energía que obtiene de los alimentos es necesario el oxígeno, que se encuentra en el aire mezclado con otros gases.
El aparato respiratorio es el conjunto de estructuras cuya función es la de abastecer de oxígeno al organismo, principalmente al cerebro, mediante la incorporación de aire rico en oxígeno y la expulsión de aire enrarecido por el anhídrido carbónico.
Consta de dos partes: las vías aéreas, con las fosas nasales y los conductos, y los pulmones:
Fosas nasales (filtra, humedece y calienta el aire).
Conductos
Faringe, laringe (cuerdas vocales), tráquea.
Pulmones
Bronquios, bronquiolos, alvéolos pulmonares.
Pleura, lóbulos.
Diafragma.

Los pulmones son órganos pares y ocupan ambas mitades de la cavidad torácica; están separados por un espacio en el que se alojan el corazón y los grandes vasos sanguíneos (situados ligeramente en el lado izquierdo) por lo que el pulmón izquierdo tiene sólo dos lóbulos mientras que el derecho tiene tres.
La ventilación pulmonar, que consiste en la entrada y salida de aire en los pulmones, se realiza merced a los movimientos respiratorios de inspiración y espiración que suelen ser de 15 a 20 veces por minuto, en una persona adulta en condiciones normales, inhalando una cantidad aproximada de 500 cm3 en cada inspiración.

Lesiones Respiratorias

Las causas de accidentes respiratorios pueden ser:
Obstrucción de las vías respiratorias.
Empobrecimiento del aire.
Dificultad para realizar movimientos respiratorios (aplastamientos, fuertes golpes o heridas en el tórax).
Parálisis de los centros nerviosos que regulan la respiración.
Daños que afectan a la sangre y a la circulación.

Cualquiera de las causas indicadas, de persistir, podrían provocar la parada respiratoria, haciéndose necesario realizar la maniobra de reanimación pulmonar, denominada boca a boca, cuyo tratamiento y técnica se desarrolla en el tema de la Reanimación Cardiopulmonar (RCP).
Si el cerebro no recibe oxígeno (anoxia) con prontitud, se pueden destruir el 60% de sus funciones en 4 minutos (muerte clínica) y cerca del 100% a los 10 minutos (muerte cerebral o biológica).
El signo más característico de la falta de respiración es la coloración azul de la piel y labios denominada cianosis.